captar clientes
Belleza

Los Mejores Cosméticos para ti dependiendo de tu Tipo de Piel: Pieles Grasas.

El universo de las cremas es enormemente diverso. Parece que existe una crema específica para cada situación y condición especial. Pero, la mayoría de las veces, tanto detalle, en vez de ayudarnos a elegir, solo consigue que nos sintamos más confusas. ¿Cuál de todas las miles de cremas existentes en el mercado es la mejor para mí? ¿En qué características tengo que fijarme más dependiendo de mi tipo de piel? ¿Me ayuda un tipo de crema en particular o, en realidad, me está perjudicando?

Si te has hecho alguna vez todas estas preguntas, te aseguro que no estás sola. Por ello, voy a dedicar algunos posts a indicarte cuáles son los mejores cosméticos que hay en el mercado dependiendo de tu tipo de piel, empezando por las pieles grasas.

Las pieles grasas se suelen caracterizar por presentar unos niveles elevados de aceite que provocan diversos problemas. Muchas mujeres tienen una piel grasa en línea general a consecuencia de su propia genética.

Pero también debes tener en cuenta que una mujer con una piel mixta o seca puede experimentar periodos de piel grasa como consecuencia de cambios hormonales, cambios en la dieta o en el modo de vida.

La piel grasa puede provocar problemas de distinto tipo, desde brillos en la piel hasta la aparición de acné y molestos granos difíciles de eliminar.

Por lo tanto, si tienes una piel grasa, es de vital importancia que cuentes con los cosméticos adecuados para ella. Pero, ¿en qué debes fijarte a la hora de encontrar una buena crema o cosmético para este tipo de piel?

-Mantente alejada de los productos que resecan o que tienen componentes muy agresivos. Existen muchas leyendas urbanas en el ámbito de la cosmética y una de las más extendidas se vincula precisamente a la piel grasa.

Dicha leyenda indica que se tiene que intentar quitarla mayor cantidad de grasa de la piel rápidamente y utilizando cualquier remedio que sea posible, aunque sean un tanto agresivo.

Así pues, algunas cremas y productos cosméticos han adoptado esta perspectiva y ofrecen productos basados en esta creencia.

Sin embargo, esta aproximación puede resultarte muy dañina y no solucionará tu problema de piel grasa a largo plazo. De hecho, lo empeorará.

Piensa que, en un principio, puede que sientas que tu piel está un poco mejor, pero tu cuerpo reaccionará pensando que está sufriendo un ataque que debe solucionar y puede llegar a aumentar su producción de aceite para contrarrestarlo.

Por lo tanto, evita aquellos productos que resecan o irritan la piel, así como aquellos que tienen un alto nivel de componentes agresivos.

Entre estos últimos se encuentran, por ejemplo, el alcohol, el propilenoglicol, el formaldehido o los dereivados de PEG y PPG.

Además, también es conveniente que evites aquellos productos que tienen una alta concentración de elementos naturales que tienen a irritar la piel, como el limón, la menta y el eucalipto.

-La limpieza y la hidratación es fundamental. Este consejo probablemente lo encontrarás en prácticamente todos los lugares que se dediquen al cuidado de la piel, pero es especialmente importante en el caso de las pieles grasas.

Los poros de las pieles grasas tienden a obstruirse con mayor facilidad, razón por la cual aparecen los temidos granos o acné a los que antes hacía referencia.

El hecho de que tu piel sea grasa es, en buena medida, la causante de este problema, pero condicionantes como la contaminación, el tiempo o la comida también ayudan a agravar este problema.

Por lo tanto, es indispensable que incluyas una rutina de limpieza e hidratación de la piel en tu día a día.

De esta forma, podrás ayudar a tu piel a respirar y eliminarás algunos de los factores que más la perjudican.

Para ello, tienes a tu disposición varias soluciones, desde papeles o toallitas absorbentes para zonas específicas del rostro hasta tónicos naturales, pasando por limpiadores faciales de alta calidad.

Por lo tanto, busca un producto adaptado a las pieles grasas, pero que carezca de los elementos dañinos que hemos citado en el párrafo anterior y que hidrate la piel en vez de resecarla con la intención de eliminar la grasa.

-Evita las cremas emolientes. Las cremas emolientes muchas veces se confunden con las cremas hidratantes.

En general porque su objetivo es, en líneas generales, el mismo: proporcionar un plus de hidratación a nuestra piel.

Sin embargo, las cremas emolientes están dirigidas a personas que tienen una piel muy seca o afecciones cutáneas de diferente gravedad, como la eczema.

Este tipo de cremas están diseñadas a ofrecer un mayor extra de protección para combatir esta problemática, lo que puede resultar demasiado para las personas que no tienen este tipo de afecciones o tienen una piel grasa.

Por lo tanto, trata de mantenerte alejada de ellas y escoge en su lugar una crema hidratante especializada para pieles grasas que carezca de los ingredientes a los que hemos hecho referencia antes.

-No te olvides nunca de revisar los ingredientes de los productos en busca de elementos que pueden obstruir los poros.

He indicado en las líneas anteriores que la piel grasa suele experimentar problemas de obstrucción de poros, que llevan a la aparición de granos, manchas y acné.

Por lo tanto, si elegimos un producto que contiene ingredientes que tienden a obstruir aún más los poros, este problema se agrava mucho.

Estos componentes no tienen por qué ser artificiales, sino que también existen elementos naturales (algunos, muy de moda) que presentan este problema.

Por ejemplo, en grandes cantidades, las algas, el aceite de coco, la mantequilla de cacao o el aceite de algodón, presentan esta característica.

Por lo tanto, no dejes de revisar los ingredientes que componen tus cosméticos antes de comprarlos y, si no estás segura de alguno, comprueba su idoneidad antes de seguir adelante. Te aseguro que lo agradecerás.

Existen muchas más cosas a tener en cuenta a la hora de elegir los cosméticos adecuados para la piel grasa, aunque las que hemos referido aquí son las principales.

¿Y tú? ¿Cuáles son tus trucos para enfrentarte a este problema? ¡Estoy deseando escucharte!

Y si quieres estar al tanto de todas mis novedades, puedes seguirme en mis redes sociales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: