captar clientes
Belleza

Consejos de Maquillaje para el Ámbito Profesional

Todos sabemos que presentar un aspecto cuidado y profesional es de vital importancia en el ámbito laboral. Sin embargo, acertar con el maquillaje perfecto no siempre es tan fácil como parece. ¿Dónde está la línea entre “demasiado maquillaje” y “muy poco”? ¿Qué tipo de maquillaje no debería nunca llevarse en un ámbito profesional? ¿Qué productos nos pueden ayudar mejor a lucir perfectas en todo momento?

Casi todas las mujeres nos hemos hecho estas preguntas o algunas similares más de una vez.

Responderlas todas daría prácticamente para publicar un grueso libro, por lo que, a continuación, voy a presentarte algunos trucos de maquillaje para el ámbito profesional que espero que te sirvan de ayuda y te aclaren algunas dudas.

-Escoge un maquillaje que te haga sentir segura y a gusto. El ámbito laboral ya es suficientemente estresante sin que haya cosas que nos hagan sentir incómodas o desvíen nuestra atención de las cosas realmente importantes.

Y, aunque en un primer momento te pueda parecer una tontería, un maquillaje con el que no nos sentimos realmente a gusto puede suponer una importante distracción.

Por ejemplo, si no estamos realmente seguras de que nuestro maquillaje se mantiene incólume, estaremos constantemente mirándonos al espejo, yendo al baño a ver si hay algo que debamos arreglar o preguntándonos constantemente si nuestros compañeros o jefes han advertido algo raro en tu maquillaje que no se atreven a decirte.

Como sin duda ya te habrás dado cuenta, aspectos como estos distraen mucho y no merece la pena que tengas que sufrir tales incomodidades en el trabajo.

Por lo tanto, asegúrate de escoger un tipo de maquillaje y unos productos que te hagan sentir segura y cómoda en todo momento.

-Lo mejor es que parezca que no llevas maquillaje. Parece un tópico, pero es verdad. Cuanto más natural sea el maquillaje y más haga resaltar la belleza natural de una mujer, mejor.

Esto es especialmente importante en el ámbito laboral, donde la mejor opción siempre es optar por un maquillaje sutil, de tonos neutros y naturales que haga destacar todo el rostro en vez de centrar la atención en un ámbito en concreto.

Por lo tanto, te recomiendo que escojas maquillajes adaptados a tu tono de piel, que disimulen las imperfecciones y den brillo y luminosidad a tu rostro sin destacar demasiado.

Por ejemplo, en el caso de las mujeres con piel muy blanca, los tonos nude y rosados para las mejillas, los labios y los ojos son la mejor opción.

Del mismo modo, si tienes la piel oscura, una buena base con tonos marrones o incluso, rojos oscuros puede ser ideal para ti.

En todo caso, nunca escojas un maquillaje que llame demasiado la atención para ir a trabajar. ¡Tienes que destacar tú, no tu maquillaje!

-Evita los colores muy llamativos tanto en los ojos como en labios y pómulos. Cuando estás en el trabajo, lo que quieres es que la gente se fije en lo que estás diciendo o haciendo y no estén prestando constantemente atención a una parte determinada de tu cuerpo.

Por lo tanto, no utilices colores vistosos ni demasiado extravagantes en los labios, los ojos o los pómulos.

Hacerlo quedará poco profesional y desviará la atención del espectador de tu desempeño. Por lo tanto, a la hora de elegir los colores adecuados para tu maquillaje, ten en cuenta este extremo.

Los colores neutros y suaves que no destaquen demasiado con tu tono de piel, como comentábamos en el párrafo anterior, serán siempre una mejora opción.

-Ten siempre a mano productos para arreglar imperfecciones. La ley de Murphy se cumple con mucha asiduidad. Por ello, es muy habitual que, justo antes de una reunión importante o de una presentación vital, no descanses bien por la noche o te salga algún grano que llame mucho la atención.

De hecho, debes tener en cuenta siempre que todas sufrimos algún problema de la piel de vez en cuando que tenemos que estar preparadas para tratar.

Por lo tanto, si quieres que tu maquillaje siempre esté perfecto a la hora de ir al trabajo, te recomiendo que siempre tengas a mano cosméticos exclusivamente diseñados para disminuir esos males.

Por ejemplo, debes tener siempre a mano un buen antiojeras, un corrector adecuado para disimular las manchas, BB cream para disimular los granos y sueros especializados para combatir el acné, entre otros productos.

Así evitarás que algún problema puntual en tu rostro te suponga un problema a la hora de lucir perfecta en tu entorno laboral.

-Utiliza productos que soporten el paso de las horas. En muchas ocasiones puede ocurrir que una mujer llega con un maquillaje perfecto a su trabajo…para luego presentar un aspecto descuidado tan solo un par de horas después.

Por lo tanto, es de vital importancia que escojas productos que sepas que van a aguantar perfectamente toda tu jornada laboral.

Esto es especialmente importante si se producen circunstancias externas que pueden poner a prueba tu maquillaje, como pueden ser un calor excesivo o la lluvia.

Por lo tanto, te recomiendo que, en todo lo relativo al maquillaje que vas a lucir en el trabajo, inviertas en comprar productos de calidad que tengan una eficacia probada en este sentido. ¡Te aseguro que lo agradecerás!

Existen muchos otros trucos relacionados con el maquillaje en el trabajo que te pueden servir de ayuda. ¡Sin duda, volveremos a hablar pronto de este tema!

Mientras tanto, dime qué es lo que piensas. ¿Cuáles son tus trucos o tus preocupaciones relacionadas con el maquillaje en el trabajo? Cuéntame que seguro que aprendo algo nuevo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: